Mascotas y bebés recién nacidos

Cuando traes a casa un nuevo bebé, lo que es emocionante para ti y tu cónyuge puede ser confuso e incluso aterrador para tu perro. Piensa en ello: Ese pequeño bebé parece humano, pero huele, suena y se mueve como nada que tu mascota haya visto antes. Y de repente esta extraña y ruidosa criatura está ocupando todo el tiempo y la atención de sus dueños.

Si planificas con antelación y toma las medidas adecuadas durante las primeras semanas del regreso a casa de su bebé, puede ayudar a crear un vínculo entre su nuevo bebé y su hermano mayor de cuatro patas. A continuación le explicamos cómo:

Prepara a tu perro antes de que el bebé llegue a casa.

Esto incluye una clase de obediencia básica para asegurarse de que su perro no salte o reciba con mucha fuerza a su bebé; tiene que entender que debe sentarse, obedecer a la orden de quieto; y desarrollar una memoria sólida para que acuda a ti cuando lo llames.

Realiza cambios graduales en las rutinas de tu perro -como un cambio en el lugar donde duerme o cuando sale a pasear- antes de que el bebé llegue a casa, para que el perro no asocie los cambios con el bebé.

Puedes fingir una falsa rutina del bebé antes de que éste llegue, incluyendo cambiarlo, alimentarlo, acunarlo y caminar con un cochecito vacío.


Disminuye la cantidad de juego y atención que le da a su perro dos o tres semanas antes de que el bebé esté en casa. No mimes «en el último momento» a tu perro con mucha atención, sólo por saber que no vas a poder cuando el bebé llegue a casa.


Utiliza una grabación de varios sonidos del bebé en su casa durante períodos de tiempo cada vez más largos. De esta manera tu perro puede adaptarse a los nuevos sonidos antes de que traigas al bebé a casa.


Aclimata a tu perro al olor del bebé, incluyendo loción, polvo, etc. Una vez que nazca el bebé, lleva a casa una prenda de ropa o una manta para bebés para que el perro se acostumbre al olor del bebé.
Antes de que llegue el bebé, enséñele a su perro a «ir al lugar». Puedes usar cualquier alfombra, cama o área definida para enseñar este comportamiento, y se transfiere fácilmente a otros lugares. Párate al lado de la cama o del área a la que quieres que vaya tu perro. Señala el área, celébralo tan pronto como tu perro esté en su lugar, y recompénsalo con golosinas. Usa una orden de liberación como «¡Está bien!» y lánzale un premio para animar a tu perro a qué se baje de la colchoneta. Cuando tu perro sepa dónde está su lugar, siéntate. Puedes usar la palabra «lugar» para decirle la orden de ir a donde apuntas. Aumenta gradualmente el tiempo que el perro se queda en la cama y dale a su perro algo gratificante en su lugar, como un juguete para masticar.

Consejos con el bebé ya en casa


Cuando llegues a casa con el recién nacido, primero saluda a tu perro a solas para qué no se excite y salte sobre el bebé.
Permite que su perro se adapte al olor, la vista y el sonido del bebé durante unos días antes de presentarlo más cerca.
Después de unos días, permite que el perro olfatee al bebé mientras lo controlas con una correa. Acarícialo y elógialo mientras lo olfatea. La mayoría de los perros se adaptan fácilmente, pero siempre toman precauciones. Permite siempre que el perro se acerque a ti y al bebé. Permite que el perro elija interactuar con el bebé. Invita a evitar las mordeduras.


Una vez que tu perro se acostumbre al olor del bebé, permite que el perro olfatee al bebé sin la correa. Tu perro puede reaccionar de forma diferente si el bebé grita, llora o patea repentinamente e interpreta estas señales como una invitación a jugar o como una advertencia. Cuando interactúes con el perro y el bebé, manténlo elevado y asegúrate de que haya siempre un adulto entre ellos en todo momento.


Presta mucha atención a tu perro cuando el bebé esté cerca. No quieres que el perro asocie que las cosas buenas sólo ocurren cuando el bebé no está cerca.
No regañes al perro por coger los juguetes del bebé. De esta forma el perro puede asociar el olor del bebé con algo negativo. Simplemente sustituye el juguete del niño por el del perro.

«Los bebés cambian rápidamente, y puede ser difícil para el perro adaptarse tan rápidamente.»


¡Nunca dejes al perro más confiable solo con un bebé o un niño pequeño!
Ten «zonas de seguridad» para el perro. Una zona de seguridad es un espacio privado – una jaula, una cama, una habitación, etc. donde el animal puede escaparse cuando la actividad es demasiado para él o ella. No debes permitir que los niños «invadan» el espacio privado del perro.
Está bien mantener al perro fuera de la habitación del bebé con una puerta, etc., especialmente si es curioso e intenta saltar sobre la cuna o el cambiador.

Los bebés que nacen en familias con mascotas peludas tienen un riesgo reducido de desarrollar alergias y obesidad si se exponen a los animales en los primeros meses de vida.

University of Alberta. Canadá.

Los perros pueden mostrar celos porque ya no son el centro de atención.

Incluso el perro más tolerante tiene sus límites

Una vez que el bebé empiece a gatear, asegúrese de que no tire de la cola o las orejas del perro. Los chasquidos y los gruñidos son comportamientos caninos naturales cuando intentan comunicar una advertencia.

La mayoría de los perros se adaptan fácilmente, pero siempre toman precauciones.

P
Nuestro mejor consejo.

Únete a nuestra comunidad

No te pierdes nuestros próximos trucos, noticias o temas que te ayudarán a ser más feliz con tu mascota.

Ir arriba
Abrir chat